LAS ELECCIONES AUN ESTÁN EN RIESGO

La autoproclamada presidenta Jeanine Añez ha promulgado, finalmente, la ley
que convoca a elecciones nacionales para el 6 de septiembre de este año. Ha
pretendido mostrar esta medida como una concesión suya y no como el
derecho que tiene el pueblo de Bolivia a elegir democráticamente a sus
gobernantes. Precisamente, los pronunciamientos categóricos de diversos
sectores y movimientos sociales, además de los partidos socios de Añez en el
golpe de noviembre, han presionado al gobierno de facto para que cumpla su
único mandato: la convocatoria a elecciones generales.
Añez también ha aprovechado la oportunidad para deslindar responsabilidades
respecto al impacto de la pandemia que azota al país, insinuando que su
agravamiento tendría como responsables a quienes piden elecciones libres. Es
una forma de poner una cortina de humo para evitar una fiscalización sobre los
cuantiosos recursos obtenidos precisamente para combatir el Corona Virus;
recursos tanto de créditos como de donaciones que, hasta la fecha, sólo han
servido para enriquecer ilícitamente al círculo gobernante y a la familia
presidencial. Utilizar la pandemia como recurso para justificar el uso de fondos
para su campana es un burdo intento de negar la plena responsabilidad de este
gobierno en la pésima gestión de la crisis sanitaria.
Todo ello forma parte de un cálculo político que apunta, en primer lugar, a
evitar a toda costa la recuperación del poder por parte del pueblo. Para ello,
continúa en sus afanes leguleyescos para inhabilitar las candidaturas de Luis
Arce Catacora y David Choquehuanca; y de proscribir al MAS IPSP bajo la
acusación de presunto fraude electoral. La dictadura tampoco ha descartado la
posibilidad de un autogolpe para hacer entrega del gobierno a las Fuerzas
Armadas, para que éstas convoquen a elecciones recién el próximo año.
El Movimiento Guevarista de Bolivia, a tiempo de alertar a la opinión pública
nacional e internacional sobre estas intenciones prorroguistas de la derecha,
convoca a la más amplia unidad del pueblo boliviano para defender su derecho
a expresarse en las urnas y de elegir un gobierno de amplia base popular y
respaldo, capaz de afrontar la crisis política, económica y sanitaria, ahondada
por la desastrosa gestión del gobierno de facto.

Bolivia, 22 de junio de 2020
Dirección Nacional
MOVIMIENTO GUEVARISTA DE BOLIVIA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *